GATE Statement on the International Day for the Elimination of Violence Against Women

noviembre 25, 2013 at 21:30 (Uncategorized)

GATE joins today a new commemoration of the International Day for the Elimination of Violence against Women.

We note with deep concern and rejection that trans* women continue to be, one of the most constant but invisible targets of gendered violence that strikes with particular virulence, especially against trans* sex workers, trans* women in prison or other detention facilities, trans* women of color, trans* women in areas of armed conflict, occupation or natural disasters, trans* women from indigenous populations, refugees and migrants, trans* women with HIV and human rights defenders.

Violence against women also severely affects trans* and gender-variant girls and adolescents in different parts of the world, where their identity and gender expression provoke familiar and communitarian violence and expulsion, as well as the exclusion of health and educational systems. Many trans* and gender variant girls and teenagers are homeless, surviving in hostile shelters or in custody. Familiar and social rejection made them vulnerable to sexual assault, institutional violence, substances abuse, HIV and suicide. Lack of access to gender affirming procedures often implies an increased health risk associated with use of unsafe silicone injections and hormones without clinical supervision.

Gender violence also affects gender variant and trans* boys and men, who are discriminated against, excluded and punished in order to impose on them a gender identity and expression compatible with their assignment at birth as females –including through sexual and reproductive violence. This is especially true in places where it is either impossible or unsafe for them to live as men or other gender expressions outside the societal norm for their birth-assigned gender.

 Growing media attention on trans* childhood very often produces and reproduces naturalized forms of exposure that constitute another form of violence against trans* children that urgently needs to be dismantled. The current pathologization of gender diversity in childhood is a particularly insidious form of gendered violence, as it elevates gender stereotypes to the rank of mental health indicators. Therefore, diagnoses become a normative way of ensuring the reproduction of these stereotypes through its medicalized imposition in childhood. GATE calls today to firmly reject all forms of pathologization of gender diversity in childhood.

 Transphobic violence keeps hurting and killing trans* women around the world, and we urge states to prevent, investigate and remediate those acts of violence. However, we feel that it is necessary to stress the equally urgent need of legal reform –to decriminalize gender identity, gender expression and bodily diversity, to remove requirements incompatible with human rights standard to access gender recognition (such as sterilization, irreversible bodily modifications, divorce and psychiatric diagnosis), to grant access to gender-affirming and harm-reduction health care and to provide protection against discrimination.

Finally, GATE wants to acknowledge and congratulate all trans* activists who work, everyday and everywhere– often risking their lives over and over again to make a world without gender violence possible. 

Mauro Cabral & Justus Eisfeld 

Co-Directors 

Permalink Dejar un comentario

GATE Statement on the International Day for the Elimination of Violence Against Women

noviembre 25, 2013 at 21:00 (Uncategorized)

GATE joins today a new commemoration of the International Day for the Elimination of Violence against Women.

We note with deep concern and rejection that trans* women continue to be, one of the most constant but invisible targets of gendered violence that strikes with particular virulence, especially against trans* sex workers, trans* women in prison or other detention facilities, trans* women of color, trans* women in areas of armed conflict, occupation or natural disasters, trans* women from indigenous populations, refugees and migrants, trans* women with HIV and human rights defenders.

Violence against women also severely affects trans* and gender-variant girls and adolescents in different parts of the world, where their identity and gender expression provoke familiar and communitarian violence and expulsion, as well as the exclusion of health and educational systems. Many trans* and gender variant girls and teenagers are homeless, surviving in hostile shelters or in custody. Familiar and social rejection made them vulnerable to sexual assault, institutional violence, substances abuse, HIV and suicide. Lack of access to gender affirming procedures often implies an increased health risk associated with use of unsafe silicone injections and hormones without clinical supervision.

Gender violence also affects gender variant and trans* boys and men, who are discriminated against, excluded and punished in order to impose on them a gender identity and expression compatible with their assignment at birth as females –including through sexual and reproductive violence. This is especially true in places where it is either impossible or unsafe for them to live as men or other gender expressions outside the societal norm for their birth-assigned gender.

Growing media attention on trans* childhood very often produces and reproduces naturalized forms of exposure that constitute another form of violence against trans* children that urgently needs to be dismantled. The current pathologization of gender diversity in childhood is a particularly insidious form of gendered violence, as it elevates gender stereotypes to the rank of mental health indicators. Therefore, diagnoses become a normative way of ensuring the reproduction of these stereotypes through its medicalized imposition in childhood. GATE calls today to firmly reject all forms of pathologization of gender diversity in childhood.

Transphobic violence keeps hurting and killing trans* women around the world, and we urge states to prevent, investigate and remediate those acts of violence. However, we feel that it is necessary to stress the equally urgent need of legal reform –to decriminalize gender identity, gender expression and bodily diversity, to remove requirements incompatible with human rights standard to access gender recognition (such as sterilization, irreversible bodily modifications, divorce and psychiatric diagnosis), to grant access to gender-affirming and harm-reduction health care and to provide protection against discrimination.

Finally, GATE wants to acknowledge and congratulate all trans* activists who work, everyday and everywhere– often risking their lives over and over again to make a world without gender violence possible.

Mauro Cabral & Justus Eisfeld
Co-Directors
GATE – Global Action for Trans* Equality
http://www.transactivists.org

Permalink Dejar un comentario

Flavio (nombres, 5)

mayo 3, 2009 at 11:22 (Uncategorized)

Flavio es un nombre que nunca usé. Es el nombre de un amigo que vivía -y tal vez aún viva- a dos tres cuadras de mi casa.

Debo confesarlo: tras sus ojos azules fui más de una vez, e innecesariamente, a la particular, con Mirta, justo a la vuelta de donde vivo. No hacía falta, pero igual iba, sólo para mirarlo un rato. Nunca hablamos.

Fuimos compañeros en tercer año, nos hicimos amigos. Un sábado a la tarde me fui de mi casa -y me fui a su casa, que por algo quedaba a tres cuadras.

Pasaron muchos años. Una mañana vino a dejar una bicicleta por un rato, luego pasó a buscarla. Luego desapareció -como desaparecen las cosas en Alta Córdoba: porque se van lejos, porque se desvanecen, porque se las lleva el agua o porque siguen en su lugar, invisibles, justo al lado.

Permalink Dejar un comentario

¿y qué hacen ellos, a esta hora?

mayo 3, 2009 at 10:59 (Uncategorized)

Conversan sobre la marcha del mundo, la cotización del bolsón canino, la astuta malicia de los gatos, la improbable teología política de los mosquitos, la indiferencia atroz del tortugo (“y pensábamos que era un caballero, ¡un caballero!”), las pocas pulgas de algunos perros y las muchas pulgas de otros y, en general, sobre la existencia de todos aquellos que, como bien definía la enciclopedia china, “de lejos parecen moscas”.

Permalink Dejar un comentario

claudio (nombres, 4)

mayo 3, 2009 at 10:45 (Uncategorized)

 

Cuando tenía 16 años, y vivía en esta misma casa, me llamaba Claudio. Mentira: me hacía llamar Claudio, por algunas personas y en algunas circunstancias. Había quienes sabían de ese nombre, pero lo sabían -y lo guardaban- como un dato de esos que no se articulan con la realidad. Flavio y Susana sabían que algunas tardes y algunas noches me esforzaba por encontrar y a veces hasta encontraba quién me dijera Claudio.

El procedimiento era sencillo, y lo descubrí antes, incluso, de descubrir que tenía algo que ver conmigo. Llamaba a una radio y pedía un tema. A veces hasta lo dedicaba. Cuando me pedían un nombre, yo decía: Claudio. Y luego escuchaba ese nombre, nombrándome a mí, objetivado en la voz de alguien que, sin conocerme, me suponía un adolescente de 16 años del otro lado de la radio.

Bajo ese nombre supe de qué se trataría el deseo para mí -un hombre en la palabra nocturna de otro hombre. Bajo ese nombre también conocí la locura de mi padre, la soberbia de mi médico, el peligro de vivir rodeado de treinta adolescentes queriéndose hetero y cisexuales, las noches en la clínica del niño y una veintena de violaciones a lo largo de los años.   Como él yo  también duermo abrazado a un cuchillo y sé, qué duda cabe, que soy un cuchillo.

Permalink Dejar un comentario

Mauro (nombres, 2 y también 3)

mayo 3, 2009 at 01:13 (Uncategorized)

Mauricio Sirizcman

Mauricio Sirizcman

Uno de los primeros recuerdos que tengo de la casa en la que vivo es la de una pared cubierta de fotografías. Me acuerdo perfectamente de esas fotos, y de sus marcos, y de su disposición en la pared. Eran las fotos de mis primos y primas, colgadas en la casa de mis abuelos maternos.

Para cuando yo nací -en 1971- todas mis primas habían nacido, y casi todos mis primos. Yo era casi el menor -porque sólo había uno menor que yo. Mauricio.

Cuando era chico pensaba a veces en lo paradójico de las relaciones. Su papá era el mayor de los hermanos de mi madre, y sus hermanos eran los mayores de todos mis primos, pero él era el menor de todos, menor aún que yo. Mi madre era la menor de todos sus hermanos.

Casi no conocí a su familia -y su familia casi no conoció a la mía. Vivían en otra ciudad y nos visitábamos francamente poco. Como a mi único primo paterno, casi de mi edad, a este otro primo tampoco tuve la oportunidad de conocerlo. No sé quién es, qué hace, qué recuerda. Pero sé que uso un nombre en el que resuena el suyo -lo que es decir, también, el nombre de otro.

Permalink 1 comentario

José (nombres, 1)

mayo 3, 2009 at 01:02 (Uncategorized)

Antes que nada, el número: la cosa de los nombres será larga.

Mi abuelo se llamaba José, y había nacido el 1 de mayo. Yo también me llamé José -pero sólo un tiempo, y para alguien. El se llamaba Luis, yo me llamaba José, y en tiempos sin internet y sin celular hablábamos todos los martes por teléfono, después de las once de la noche. Yo le escribía cartas a máquina, además y él me escribió una, a mano.  Yo lo amaba, como es obvio, y él pensaba que yo era un chico que se llamaba José y que vivía en barrio Santa Ana. 

Nunca fui a su casa, ni él vino a la mía. Nunca fuimos amigos, nunca fuimos amantes; no usé ese nombre para nadie más. A veces me pasa por el cuerpo, como un estremecimiento o un suspiro, enredado con la memoria de su voz. 

(Cuando me llamaba José yo no era de tauro, sino de leo y Luis me decía: José, cómo se nota que sos de leo!)

Permalink Dejar un comentario

luis, adiós

abril 30, 2009 at 20:28 (Uncategorized)

 

Casi no tengo recuerdos suyos, como no sea el de su adquirida capacidad para el diagnóstico temprano.

Crecí en la historia de una pelea: mi padre no se hablaba con su cuñada, o algo por el estilo. Crecí sin conocerlos a ellos, sin conocer a mi primo. Me acuerdo de una mujer y de un chico de mi edad, rubio, que desayunaba con ella en el comedor de su casa. Era el día en el que mi familia y yo nos mudábamos, justamente, a esa casa.

Mi tío, aún antes de ser tocado por el rayo, siempre aparecía cuando había alguien enfermo. Cada vez que desperté de una cirugía me encontré con mi tío, sentado, amable, solícito. Tal vez venía una segunda vez y, luego, ninguna más. Así pasó con cada cirugía y con cada enfermedad: con las de todos.

Mi hermana y yo fuimos muchos años después a su casa. Nos quiso dar algo, y nos regaló un gallo de piedra transparente que estaba en una repisa.

Conocí, una vez, en Buenos Aires, a una prima suya que fue su novia.

Mi tío paterno murió esta semana. Pintaba gatos cuando era chico, y yo los miraba en el papel, mucho tiempo después,  fascinado.

Permalink Dejar un comentario

taumaturgo

abril 30, 2009 at 20:13 (Uncategorized)

La historia es más o menos así:  mi tío paterno estaba en una iglesia -católica y chilena- una tarde de tormenta; posó su mano sobre un objeto que no recuerdo y, entonces, cayó un rayo. Algo ocurrió entre la caída y el contacto: la taumaturgia. Mi tío decía haber adquirido un cierto poder de curar, y digo cierto porque, en realidad, no curaba: más bien mandaba al médico. El poder curador de mi tío no se distinguía, por lo demás, de la forma habitual del judaísmo en mi familia -una suerte de preocupación combinada entre el qué habrá para comer mañana y el qué me dirá el médico pasado mañana. Como sea, volvió de esa experiencia convencido de que la curación era lo suyo -lo cual llevaría a otra historia, si pudiera ser contada: la de una cola de empleados municipales esperando que mi tío los mirara, los tocara y les dijera de qué creía él que estaban o podrían estar enfermos.

Una vez, estando mi tío y mi padre en Buenos Aires, se encontraron a la salida de una sinagoga. Mi tío se acercó al rabino y comenzó a contarle acerca dela iglesia,  de la tormenta y del rayo; de la mano que tocó una cosa y aprendió a curar, en cierto modo. El rabino se quedó en el asunto aquel de la iglesia, y no lo dejó continuar, al grito de “renegado, renegado!”. Mi padre espiaba, al parecer, escondido detrás de un árbol.

Permalink Dejar un comentario

meses

abril 30, 2009 at 13:55 (Uncategorized)

Meses sin escribir en este sitio. Meses entrando y saliendo por la misma puerta, que ahora es otra. Tiene un cartel que dice VENDE en rojo. O en verde. No lo miro mucho, pero ahí está. No será esta la casa donde dudemos del carácter performativo de la prótesis, cualquiera sea su color.

 

En estos meses pasaron cosas, muchas cosas. Me fui a Belem. Me fui a Los Angeles. Me fui a Ginebra. Volví todas las veces y la casa seguía igual, con el cartel en la puerta. Llamó una prima y quiso comprarla, pero el precio le pareció demasiado alto. Tras ella apareció su familia, ligeramente consternada -¿cómo será posible que no sea posible comprarnos tan barato? Un domingo a la siesta salí a comprar una coca cola light y me encontré a tres hombres “podando” el árbol de la puerta. Nadie vino, excepto un ingeniero agrónomo de la municipalidad que llegó un mes después y constató el daño.

 

¿De qué sirve tanta cosa, tanto viaje y tanto libro, tanta amiga y tanto amigo, de qué sirve tener una casa entera si nada ni nadie puede defender un árbol?

 

 

 

el fin del mundo  

 

 

 

 

Permalink Dejar un comentario

Next page »